Lo bueno y lo malo del implante de glúteos

Publicado en por Krista

Si se desea recurrir a una operación de implante de glúteos porque no se está satisfecha con el tamaño o la forma de éstos, es importante asesorarse bien acerca de esta técnica y conocer todos los pros y contras, para no crearse falsas expectativas o no quedar satisfechas con el resultado.

Implante de glúteos

La operación de implante de glúteos todavía no es tan demandada como la de aumento de pecho, pero, cada vez más mujeres se interesan por este tipo de operación para sentirse más atractivas.

Prótesis de glúteos

La gluteoplastia es una operación estética que consigue aumentar y dar forma a los glúteos. Se implantan unas prótesis de silicona ovaladas, son más duras que las que se usan para aumentar pechos, para evitar que se puedan romper.

La operación require anestesia general o epidural, dura dos horas y se deberá de pasar una noche en el hospital.

Después de la operación, se puede caminar a día siguiente, pero se deberá dormir un mes boca abajo y no se podrá sentar hasta pasados quince días.

Se prescribirán antibióticos y analgésicos durante cuatro días.

Pros y contras del implante de glúteos

Pros

  • La operación es bastante segura, no suelen presentarse complicaciones.

  • En pacientes de entre 20 y 35 años los resultados suelen ser excelentes.

  • El porcentaje de que se pueda romper una prótesis, es prácticamente nulo.

Contras

  • Es una operación poco demandada a comparación de otras, ya que da algunos problemas, como cicatrización difícil y lenta o posibles infeccciones.

  • La prótesis es un cuerpo extraño y no se sabe como va a reaccionar en cada cuerpo. En ocasiones se precisan retoques, ello ocurre en un 10% de casos, a los que habrá que volver a hacer algún arreglo, por no haber quedado del todo bien la operación.

  • A partir de 35 años, los resultados no siempre son tan buenos, como en personas más jóvenes.

  • No se podrán hacer inyecciones intramusculares en toda la zona.

Alternativas a los implantes

Existe una alternativa a la operación, los microinjertos de grasa del propio paciente. El tratamiento tarda dos horas aproximadamente.

Esta técnica requiere anestesia local o epidural y una noche de hospitalización

El resultado es excelente, sin ningún peligro para el paciente ya que no produce rechazo al ser su propia grasa. El único inconveniente, es que la grasa se va reabsorbiendo en un 50% y al cabo de un año requerirá de más infiltracciones. Además, se ha de mantener el peso, pues si se produce adelgazamiento, también se perderá la grasa infiltrada.

cosas...

Etiquetado en Cirugía Estética

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post